La Torre Dinamitada

cover

Ya tenéis a vuestra disposición “La Torre Dinamitada”. Lo podéis encontrar en Amazon haciendo click en la portada. Es mi primer libro, tiene 61 páginas y lo editó Devenir en 1997. Ahora lo he re-editado en formato Kindle.

Os avanzó algunos poemas.

 

I

                                              a Antonio

HAY UN RUIDO COMO ALFOMBRAS
en todas las salas donde habito
no importa cuál es el juego
ni los golpes en la cara
solo importa que hay un ruido
que se extiende y algo significa.

No es la autopista entre muros oculta
ni esa obsesión que percute insistente.
No. Es un ruido que habla de lo mismo
entorno al brasero
o en la desidia de unos codos en la barra.

Como un gorgoteo se escucha
en la soledad de la mesa
y en la esquina de las meditaciones
proyecta su sombra.

Es respiración que no se anuncia
y se oculta contra el viento
como un cazador culpable
que acecha a su presa.

Son pupilas entrecruzadas
cuando la voz describe un valle:
el primero después de lo árido.

No importa tu pregunta
sólo importa
que es un ruido detrás de las miradas
que se extiende y algo, algo significa.

        OJOS DE CLEPSIDRA

Estábamos todos en las fotos de ayer
esparcidas blanco y negro por la cómoda
al azar como lápidas en un campo inglés.
Nuestras caras risueñas
calcinados sarmientos en tus ojos claros.
              TIRINTO

Aunque se retiren los montes y vacilen 
las colinas no retiraré mi lealtad.
                          Isaías 54, 10



Os encontré antaño como espejos                                                     
de mis ojos voraces                                                   
esmerilados en cristal de roca                                 
encastrados en maderas con olor                            
a resina                                                                     
o todavía sin pulimentar.                                           

Os encontré antaño con promesas                           
de amor indestructible                                             
y siempre os amaré como a mis dioses.                   

A ti, el de la pureza cristalina                                  
o a ti, disfrazado de velos                                           
polícromos
o a ti, amor de noches sin ti                                        
y al fin a ti, esmeril de mi agrietado azogue.             
Y también los que fuisteis tornasol                            
en un cruce de coches entre polvo.                          
Sí, os recuerdo turbado en vuestro primer reflejo.

Pero ahora ha llegado el tiempo
paseo mi mirada en derredor                                    
y la oquedad es un rostro de piedra.
Y os grito con mi voz extraviada que huyamos        
a un mundo-isla
- Tirinto circundado de murallas ciclópeas.
Y tan sólo permitiremos                 
llegar al náufrago.                                               
Sólo al náufrago que nos ofrezca su nuca            
para el gran sacrificio.                                              
Sólo al que quiera morir sin pudor.                         
Sólo al que como aquellos de nosotros                   
quiera recuperar la mirada de virgen                     
descalza ante el Gran Khan.                                   .

Descenderemos los cálidos días                     
sin recoger los ropajes caídos                               
ni herirnos con las ramas del abrojo               
no apartaremos las miradas desnudas                          
pues nada hay que ocultar.

Buscaremos los huertos                                         
rechazados por el escéptico.                    
Y portaremos la simiente               
de fuerza inusitada.                                        
Y lucharemos juntos formando una tortuga 
de bruñidos escudos contra la decadencia.      
Y oraremos de esta manera:

“Que vean los ojos la belleza radiante         
en los naranjos que asombran la infancia        
y no estacas de una cerca gigantesca
y carcomida.                                      

Que los ojos no pierdan el brillo de las lágrimas
y resecos no rueden de las cuencas vacías de sueños.

Que en las manos pervivan las vibrantes caricias.         
y nunca golpeen con el reverso de la ira.                                                  

Y que al cruzar el umbral, como el amigo con voz queda
convocó ante las brasas consagradas                        
nos acompañe el último, el más fuerte de nosotros.”

Y guardaremos su nombre ciclópeo
Tirinto ¡ Oh ! Tirinto
para cantarlo otra noche improbable.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s